La unidad y la osteopatía

Tan sólo valiéndonos de curiosidad y observación, nos damos cuenta de que todos los tejidos y sistemas orgánicos del ser humano están conectados, un caos en orden. El entramado cableado del organismo es un sistema de unidad, gobernado por nuestra psique.

La osteopatía es una técnica manual que trabaja desbloqueando y restituyendo la movilidad para que ningún elemento se vea obligado a desconectarse  del fluido de la unidad. Cualquier bloqueo produce un corte a nivel sanguíneo y nervioso. La falta de nutrición produce pérdida de la función del elemento. Su mal funcionamiento produce consecuencias en el resto del cuerpo. La unidad creará compensaciones para restablecerse, pero si el bloqueo es de alto impacto, la auto sanación no será posible.

Los bloqueos más frecuentes que experimentamos prácticamente todos en mayor o menor medida, son bloqueos articulares o subluxaciones ¿quién no ha tenido un lumbago alguna vez? Nuestro esqueleto soporta el peso y los movimientos del nuestro ser, y como si de un enorme engranaje se tratara coordina los músculos y los ligamentos para propulsarse en nuestro camino. No solo se bloquea el contenedor también el contenido, nuestros órganos. ¿Quién no ha tenido estreñimiento alguna vez? Los órganos son como tubos donde se producen las transformaciones necesarias para nuestra vital supervivencia. Estructuralmente nuestros órganos y vísceras se comportan de un modo autónomo. El estómago por ejemplo en el proceso de digestión se llena , se hincha ocupando un espacio extra y oprime ligeramente las zonas colindantes. Sucede lo mismo en caso de una gastritis, solo que invade más espacio, produciendo alteraciones en todo el tubo digestivo.

Anteriormente he mencionado que el cuerpo es una unidad gobernada por nuestra psique. Lamentablemente no podemos desbloquear la mente, no al menos manualmente, pero si desbloqueamos el cráneo. Las suturas craneales quizás sean los encajes más especiales del cuerpo. El hueso hioides junto con el occipital rigen la información de nuestro esqueleto, son ¨directores de la orquestra¨. ¿Quién no se ha dado un golpe en la cabeza alguna vez?

Son meros ejemplos, para poder hacer unas pinceladas sobre la unidad del cuerpo, que se conecta en lo más íntimo. Si contemplamos que la psique rige toda la unidad y tiene capacidad de bloquear una estructura, debemos en ocasiones trabajarla, para tratar el cuerpo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad